Saltar al contenido principal

Inicio  Iniciar sesión de miembro  Quienes Somos  Contáctanos  Cotizaciones especiales  Protestantismo, Evangelio   

DESPUÉS DE LA MUERTE

Por: Joel Adán Domínguez

Los ateos, el pensamiento ateo, al no reconocer a un ser superior, un dios, un creador, por tanto ellos niegan que hay vida después de que estamos en este mundo, es decir, que haya existencia después de morir, el ateo termina su existencia cuando muere, después de ahí, se pasa a ser nada.

Pero ¿Qué tal si se comprobara que después de esta vida, hay algo, hay otra existencia, hay una trascendencia?

 Las religiones del mundo, desde las más chicas sectas, hasta las más grandes religiones entre ellas la nuestra, el cristianismo, consideran que la muerte es un paso hacia otro estado de vida, los judíos lo llaman Seno de Abraham, los musulmanes creen que los que fueron fieles a Alá van a recibir 70 mujeres de ojos verdes listas para saciar la lujuria, mientras que los infieles al infierno, los budistas consideran que hay reencarnación, y mientras la esperas, eres un espíritu, los hindúes también tienen su lugar al lado de sus dioses, mientras que nosotros, creemos que existe el cielo para los que morimos recogidos por la gracia de Dios, y el infierno para quienes no aceptan esta gracia.

Las pequeñas religiones como por ejemplo las tribus africanas, reconocen un estado espiritual, muchas de estas comunidades paganas solo reconocen que hay espíritus buenos y espíritus malos. Pero toda religión reconoce una trascendencia después de esta vida, todas las religiones consideran la muerte como un paso hacia otra existencia. Pero lo que crean las religiones después de la muerte obviamente a los ateos no les importa, ya que para ellos no hay trascendencia después de esta vida, debido a que la creencia atea es que somos solo cuerpo, no existe el espíritu que pervive.

La existencia del Espíritu

Anteriormente he escrito en contra de los espiritistas, de las Federaciones Espiritas como se hacen llamar, ya que estos se dedican a estudiar “el más allá” pero de una manera no correcta, ya que utilizan formas y métodos en las que las personas corren mucho peligro, y esta vez no es que valla a hablar en favor de ellos, sino que sirven como evidencia en este tema.

El mundo ateo se mueve según las evidencias, ellos no creen nada que la ciencia no les diga, ellos creen solo lo que la ciencia ha declarado. El argumento de siempre es: “solo lo comprobable con el método científico es existente. Lo invisible y lo inexistente se parecen mucho”, dicen.

Ahora bien, las Federaciones Espiritas utilizan muchos métodos de comunicación o investigación, está claro que lo que estos personajes investigan son cosas ajenas a ellos, la comunicación que llevan a cabo no es de origen físico, ellos se comunican con alguien que no está al menos visiblemente, reciben revelaciones de cosas sorprendentes aunque todo siga siendo ocultismo, peligroso ocultismo, nunca recomendaré que alguien se arrime a una de estas sesiones para saber algo, pero si tú que estás leyendo esto, eres escéptico, sal de tus dudas, y comprueba que realmente ellos se comunican con alguien que no está, al menos físicamente, y que les revela cosas ocultas por diferentes métodos, no hay trucos ni ilusionismos, los demonios o espíritus en pena a quienes consultan te pueden decir hasta de qué color traes los calzones.

Entre los métodos de comunicación que utilizan, algunos son rústicos como la Ouija, la tabla Ouija pudiera pensarse que la propia gente la mueve, en muchísimos casos cuando se ha logrado el esperado contacto, los dedos de las personas están pegadas al apuntador, pero hay casos en que el apuntador se mueve sin siquiera ser tocado, y deletrea palabras entendibles en perfecto castellano, yo en mi vida he visto solo una vez este suceso, porque como muchos saben estuve metido en la Nueva Era mucho tiempo, si un ateo viera este suceso ¿qué pensaría? A lo mejor diría que un imán está puesto debajo de la tabla o que fueron alucinaciones mías y de todas las personas que presenciamos esto, pero ¿porqué sin siquiera nosotros haber preguntado algo eso se siguió moviendo y nos deletreaba en perfecto castellano?

Puede un Ateo ir a comprar una tabla Ouija, y desbaratarla para que se cerciore que no está compuesta por ningún mecanismo, ni energía, es solo una tabla con un apuntador, el apuntador es una tablita más pequeña que también carece de alguna otra cosa que no sea madera o plástico.

Entonces ¿Quién movía la tabla? Piensa en alguna posibilidad lógica, y aunque no se hubiese movido sin ser tocada, aun con las manos de las personas pegadas al apuntador ¿Por qué revela cosas ocultas, e inclusive los vicios y pecados de uno mismo? Cosas ocultas que por supuesto ninguno de los participantes sabe.

Las Federaciones Espiritas utilizan también a personas como mediadores, canales o mayormente conocidos como “médiums” para sus sesiones, estas personas cualquier ateo diría que se están haciendo tontos, que ellos mismos ponen los ojos en blanco, que ellos mismos fingen convulsiones, pero ¿Qué pasa con el mensaje? Ellos por ejemplo, redactan en letras que no son las suyas, dicen cosas ocultas a los presentes que no tenían idea de que alguien ajeno a ellos lo pudiese saber. Las personas que se dedican a la canalización (médiums) sufren una posesión de su cuerpo por alguna – vamos a llamarle - energía ajenas a ellas, inclusive, pueden hablar en diferentes voces, y lenguajes, hay mujeres que al estar en posesión hablan con vos de hombre, hay casos sorprendentes en los que de la boca de la poseída salen 2 o más voces, un claro ejemplo de que existe algo más allá de la vida, pero claro, los ateos no lo creen. Para creer en esto necesitan una peligrosa sesión espiritista, que claro, no quiero recomendar.

Quien puede dar legalidad científica de esto que estoy hablando, es el científico Británico William Crookes, quien parte de su vida profesional se la pasó estudiando al espiritismo. Este personaje no fue espiritista, simplemente acudía a las sesiones espiritistas para hacer sus investigaciones, y entre otras cosas, a lo que da legalidad, y existencia por supuesto, es a lo que se le llama ectoplasma, una especie de humo que sale de los médiums en trance y que a veces forma sorprendentes figuras humanas. [1]

Que escandaloso puede ser Crookes para los ateos, un científico estudia al espíritu y lo avala. Avala que existe algo de nosotros, más allá del solo cuerpo, admite que hay “facultades extraordinarias” en los espiritistas que él estudió, como lo fue la señora Florence Cook.

Otros de los métodos espiritistas que aunque no es ciencia, utiliza aparatos y métodos, es el del famoso “fenómeno electrónico de voces” que no tiene credibilidad, ya que las cintas magnéticas pueden distorsionar cualquier ruido al grabar.

El espiritismo comenzó con ruidos, por ejemplo, el que practicaban las hermanas Fox, quienes utilizaban el método de comunicación del sí y del no, un toque o ruido para sí, dos toques o ruidos para no, pero esto es muy fácil de que alguien lo haga, por eso no damos legalidad ni comprobación de que existe el espíritu por los métodos de las hermanas Fox.

Fenómenos Post-Mortem

La muerte del hombre comienza en el momento en que los signos vitales han cesado, no hay pulso, no hay reflejos, en ese momento tenemos una muerte física. Es en ese momento que nuestro organismo comienza a morir, todos nuestros órganos al ya no tener corriente sanguínea dejan de recibir oxígeno, y si las células de nuestros órganos no reciben oxígeno comienzan a morir una por una hasta que dejan nuestro cuerpo sin células vivas, sin órganos funcionando, a esto se le llama la muerte real, para esto ya estamos aunque pareciera de burla: completamente muertos. Entre la muerte física y la muerte real, transcurre un tiempo entre 2 y 3 horas, el cuerpo al estar en muerte real, está completamente rígido en la gran mayoría de los casos.

Pero ha pasado algo sorprendente en la Iglesia Católica: Muchos de sus fieles no han pasado del primer proceso, al segundo, es decir, están muertos físicamente, pero tal pareciera como si no lo estuviesen totalmente, como si no sufrieran la muerte real, a este fenómeno se le conoce como los cuerpos incorruptos.

La explicación que dan los ateos, es que los cuerpos de las personas que tiene la Iglesia Católica, hacían mucho ayuno, y por eso sus cuerpos están favorecidos por la poca ingesta de alimento, ya que no tienen metabolismos acelerados, tienen razón en que la desaceleración del metabolismo también desacelera el proceso de la muerte real. A mí lo que me admira, es que los ateos proponen que la ciencia responde todo, pero esto que explican no es para nada científico, ya que de ser así, miles y miles de niños en áfrica deberían de tener un cuerpo incorrupto, porque no tienen un metabolismo acelerado, debido a que no ingieren alimento por días, además de que aunque la desaceleración del metabolismo también desacelera el proceso de la corrupción del cuerpo, esto no lo hace por horas, ni siquiera por semanas, mucho menos por siglos, como es el caso del cuerpo de San Charbel, que tiene casi 2 siglos de estar intacto, y existen algunos otros que tienen más tiempo. ¿Cómo se explica esto científicamente?

Debemos de reconocer que algunos, y solo pocos casos de los cuerpos incorruptos que tiene la Iglesia, se han ayudado por procesos y técnicas de embalsamamiento, pero esto no quiere decir que dichos cuerpos hayan sido corruptibles, lo que pasa, es que el proceso que se les dio, les ayuda a dar un mejor aspecto.

Está claro que la ciencia ha encontrado mejores formas de conserva de los cadáveres, como por ejemplo, el cuerpo del Papa Juan XXIII fue inyectado por los médicos con una mezcla para que su cuerpo no se deteriorara, sobre todo la piel, este proceso que se le aplicó fue para que la grasa se convirtiera en cera, que la grasa se hiciera más mantecosa como la margarina, al descubrir después de 37 años el cuerpo del Papa Juan XXIII, se dieron cuenta de que estaba tal y como lo habían sepultado, el proceso de embalsamamiento que se le aplicó al Papa Juan XXIII no fue con el propósito de que permaneciera incorrupto, sino para que se conservara más estético durante su funeral en el año 1963. Lo que pasó en el Año 2000, cuando se expuso su cuerpo para su beatificación, no fue obra de los doctores que lo embalsamaron en el día de su muerte, aunque el caso no se esperaba así, el Vaticano ni siquiera dio como válida la incorruptibilidad de su cuerpo a pesar de que el propio Vaticano esperaba desenterrar solo los huesos del Papa Bueno, ¿Por qué? Porque no fue ocultó a nadie que se le hizo un proceso de embalsamamiento, aunque el resultado superó por mucho lo que se esperaba. Científicamente, no existe, no se ha inventado, si quiera por cercanía, un método de embalsamamiento con el que se pueda conservar un cuerpo si quiera por un año sin que este se convierta en una momia, no en un cuerpo como el de Juan XXIII, a quien solo se le tuvo que agregar a su rostro una capa de cera para hacerlo más estético a la vista del público. [2] La técnica de congelamiento puede conservar un cuerpo, pero una vez que pasa a dejar el tratamiento el proceso de descomposición se acelera bastante, ya que todas las células han muerto, debido a que el propio frio las hace morir, pero los cuerpos que ha mostrado la Iglesia al mundo no están siendo congelados, están todo el día expuestos en algunas iglesias o catedrales en un cajón de madera, no bajo el hielo ni en cámaras de hielo, ¿Cómo da una explicación la ciencia a un ateo sobre este fenómeno? No la hay.

Hay cuerpos intactos como los de Santa Clara de Asís y Santa Bernardette, que no solo está intacto, sino que emana una especie de aceite similar al de olivo. Cuerpos como el de San Charbel que increíblemente fue enterrado en la tierra sin ataúd. Y un sinfín de casos extraordinarios que la ciencia no ha podido hacer una determinación de este fenómeno. No ha sabido decir los porqués, ni los cómos.

Los ateos dicen que estos supuestos milagros, son solo inventos de la Iglesia para atraer diezmo, peregrinaciones y tenernos como bobos. Podrán decir lo que quieran, pero todos los cuerpos han sido examinados por la ciencia, por científicos ajenos al Vaticano, y no ha habido respuesta. Además, a pesar de que la investigadora Joan Carol Cruz que ha hecho exhaustivos trabajos en este campo, admite que ha contabilizado más de cien cuerpos de católicos, la Iglesia no los admite, debido a una u otra razón por las cuales no se puede comprobar que sean asuntos milagrosos, entre ellos que algunas partes de algunos cuerpos estén momificadas, o que hayan tenido un proceso de embalsamado, aunque sea mínimo, la Iglesia descarta ese cuerpo como incorrupto. La Iglesia solo ha reconocido alrededor de 10 cuerpos con verdadera totalidad de incorruptibilidad, entre ellos, hay algunos que su piel es todavía rosada, como si la sangre todavía se irrigara por el rostro y el cuerpo.

Existen casos fuera de la Iglesia Católica, solo uno que aunque no se ha comprobado, no tenemos porqué descartarlo ni porque menospreciarlo, la única relación y semejanza que tendría con los demás incorruptos de la Iglesia Católica, sería el ser seguidor de Cristo. Se trata de un pentecostal Chileno, pero como repito, el caso se sigue estudiando, y no hay decreto aun. Hasta hoy solo hay pocos cuerpos legítimamente nombrados por la ciencia sin explicación, pero todos son de personajes y fieles Católicos, no existe un solo cuerpo de musulmanes, ni judíos, ni protestantes, ni mucho menos ateos, que con tantos recursos no han logrado imitar lo que declaran en nosotros como charlatanería, si de verdad aman ser “libres” de la religión y aman la verdad, deberían de embalsamar a un ateo, y después de por lo menos 5 años mostrar su cuerpo intacto, ni aun el cuerpo embalsamado de Lenin duró una semana. Pero no hay un solo caso en el que de perdis pretendan dejarnos en vergüenza, simplemente se remiten a decir que son fraudes de la religión. Hay quienes afirman que los Budistas tienen estos casos muy constantemente, pero ¿y las fotos? ¿Y las pruebas? En internet puede usted buscar las fotos del Lama Itiguilov y verá que no es un caso de incorruptibilidad, sino una momia peor hecha que las de Guanajuato en México, además de que todos sabemos que los Lamas son embalsamados y conservados para darle culto, luego sus cuerpos son incinerados.

Tenemos un caso también falso como el del gurú Paramahansa Yogananda quien su cuerpo solo duró 20 días intacto, este personaje fue embalsamado para su conserva, pero después de 20 días de tanta veneración y adoración su cuerpo se desmoronó, por ello lo taparon enseguida ya con un féretro de cobre, para que mejor fuese recordado por los ciudadanos de los Ángeles como un divino maestro del yoga. Para los que conocemos cómo es el demonio, sabemos que este fue su mejor intento por imitar las obras de Dios y querer confundir.

¿Qué pretendo decir entonces con esto? ¿Con esto demuestro que existe el espíritu? No, no quiero dar ese salto cuántico, no puedo decir: - mira el cuerpo intacto del Padre Pío demuestra que Dios existe. No, con esto quiero decir que hay algo más allá de la muerte, hay algo que en estas personas se hizo trascendente, hay una promesa que en estas personas se cumplió (Hch 2,27) por seguir la imitación de Cristo. Un texto escrito hace 20 siglos se hace tangible para el mundo de los escépticos el día de hoy. Tan tangible que la ciencia no se ha podido explicar este fenómeno en cuerpos sin substancias químicas ni bálsamos como los de San Vicente de Paul, Santa Bernadette, El Padre Pío, o el Santo Cura de Ars.  Tan tangible que los ateos de la guerra civil Española, al profanar el templo donde reposaba el cuerpo incorrupto de San Pascual Bailón, tuvieron que incinerarlo para que la gente no le siguiera rindiendo homenaje. La ciencia declara que con la muerte física comienza un proceso de descomposición, acompañados siempre de un olor putrefacto. Claro que la ciencia en estos casos de incorruptibilidad, nunca va a declarar que esto es una gracia divina, un milagro o como le quieran llamar, sino que se declara sin explicación científica. Simplemente la ciencia dice, sin palabras, no existe hipótesis ni teoría, mucho menos comprobación.

Está claro que en todo el mundo se han presentado casos de incorruptibilidad, pero estos no son duraderos, estos casos son registrados como fenómenos post-mortem, que se comprueba que se debieron a la alimentación del difunto, al clima etc. Pero no hay registros de casos como los que he presentado y que usted puede consultar con todo y foto en el internet.

Encuentros cercanos a la Muerte

Son incontables los casos de personas que clínicamente han sido declaradas muertas, sus signos vitales cesaron, su cerebro dejó de trabajar. Los médicos han declarado que efectivamente han “resucitado” a pacientes, y sitúan el tiempo de muerte clínica en minutos, y a veces horas.

Pero esto no es lo interesante, la realidad es que si consultamos casos como los de la Señora Gloria Polo, ex atea después de esta experiencia, casos también como la Mexicana Victoria Bolaños Mancín, quien el médico Víctor Manuel de León, que actualmente trabaja en una clínica del seguro social mexicano, constató el hecho.

Lo curioso es que todos, absolutamente todos los que han tenido esta experiencia han relatado que su primer momento de muerte, estaban conscientes, existentes, que veían su cuerpo tirado, que después de unos minutos vieron un túnel con una luz al final que les transmitía paz. Todos, de todas las culturas, han relatado lo mismo, puede usted constatar sus testimonios y los documentos médicos, para que constate su veracidad.

La investigadora australiana Cherie Sutherland, entrevistando a personas que habían regresado de la muerte, declara que estas personas ya no podrían dejar de creer en la vida después de la muerte, se han vuelto más religiosos o apegados a orar, a estar solos, han inclusive perdido en su totalidad el miedo a morir.

El cardiólogo Maurice Rawlings, famoso por su libro “Más allá de la muerte”[3] dejó de creer en la muerte total, (es decir, término de la existencia, ya que era ateo) al revivir a un paciente en su consultorio, quien le contó con desesperación que se estaba yendo al infierno, pero no fue por el testimonio posterior al suceso, sino que el cuerpo muerto del paciente, se convulsionaba y gritaba, sin ningún signo vital.

Los ateos quieren demostrar que esto es falso con teorías y no con comprobaciones clínicas, unos dicen que el cerebro moribundo alucina, y por ello dicen muchas cosas. Pero ¿por qué todos los que han regresado de la muerte dicen lo mismo? ¿Todos alucinaron lo mismo? Hemos de reconocer que casos como los de la Señora Polo, y del paciente del cardiólogo Rawlings, que experimentaron después del famoso túnel con luz y etc. Un estado no grato para su alma; el infierno, o purgatorio. Los ateos estaban esperando a que alguien regresara de la muerte y les contara que sí existe algo, pues bien, ya hay cientos que experimentaron la muerte por minutos, que tienen documentos clínicos que abalan que estuvieron muertos, ¿Qué les impide ahora escuchar su testimonio post-mortem.

¿Qué quiero decir con esto? Lo que he querido afirmar desde un principio, el alma pervive.

La psiquiatría y los exorcismos

Dentro de nuestro mundo, existe lo normal, lo cotidiano, pero también existe lo paranormal, aquello que sale de las acciones propias de la naturaleza, de la física, de la química.

Algo que ha dado mucho auge en los últimos años, es a los casos de exorcismos, y pudiera pensarse que todo se trata de un lidiar con locos que creen que se les ha metido algo, la psiquiatría es una rama ajena a la religión, que ha trabajado a la par en los casos de exorcismo, esta ciencia tiene su labor previa a los exorcismos que la Iglesia Católica ha realizado, ya que la psiquiatría primero trata de demostrar que el individuo padece una enfermedad mental, que muchas veces se le conoce como doble personalidad, y muchos casos en los que se ha tratado terminan en eso, en casos de doble personalidad acompañados de esquizofrenia, síntomas propios del estudio de la psiquiatría, ya que se trata de una patología.

Pero hay algo que la psiquiatría no ha podido dar respuesta, que no ha hecho si quiera una hipótesis, ante las evidencias de que a parte de un cambio de personalidad o bipolaridad, en los prospectos para exorcismo, hay cambio de voces, cambio de aspecto físico en rostro, manos, y también comúnmente estómago, ya que se presentan fenómenos que desafían a las propias leyes de la física,  pues ha habido casos en los que el susodicho poseso de un momento a otro cambia su rostro, es decir, sus rasgos, hay algunos casos como los que fueron constatados por los periodistas españoles Javier Paredes y Luis Losada en un exorcismo realizado por el Padre Antonio Fortea, donde de los dedos de a una mujer joven salieron garras solo durante el ritual de exorcismo.

La Psiquiatría se ha declarado lejana al conocimiento o al menos no quiere adentrarse en qué es lo que realmente sucede en los exorcismos, ya que esa no es su materia, esta ciencia se remite a no emitir juicio sobre el “enfermo”. Médicos psiquiatras que han visto dichos casos, remiten al enfermo a un sacerdote exorcista local, pues los exorcismos acaban con los síntomas de quienes no pueden curar.

El exorcismo, la acción del demonio en estos casos, ha dejado entre ver que existe un plano espiritual que no conocemos, que no palpamos, donde hay vida, donde se demuestra que existe algo después de nuestra existencia.

La Iglesia Católica, ha siempre sido cautelosa con este tema, no es como sucede en las sectas protestantes a donde llega una persona a pedir auxilio porque está mal económicamente y enseguida la someten a un exorcismo porque el demonio, dicen, es quien ocasiona las malas situaciones económicas. La Iglesia Católica primero remite a los susodichos endemoniados, a la ciencia y facultades de la psiquiatría, a su vez, la psiquiatría hace detallados estudios para comprobar que el paciente no sufra de esquizofrenia, histeria, epilepsia o algún otro trastorno mental como la bipolaridad. Cuando la ciencia no ha comprobado nada en los susodichos, los remite de nuevo a los ámbitos religiosos o simplemente declara sano al que visiblemente está enfermo, pero esto escandaliza a los ateos, ¿Cómo una ciencia puede admitir la intervención de la religión? Ni los psiquiatras que no creen en Dios lo saben, pero funciona.[4] Una vez más, la ciencia se queda sin respuesta ante algo que a la religión le parece normal.

Al contrario de lo que los ateos piensan, un sacerdote Católico nunca y por disciplina a la propia Iglesia, hace un exorcismo por hacerlo, primero remite a los prospectos al psiquiatra. Por ello la Iglesia es cautelosa, primero deja a la ciencia, cuando la ciencia no puede, entra el papel de la Iglesia, a quien la ciencia le ha dicho que los síntomas son visibles, pero el paciente es una persona sana en todos los aspectos. Se descarta sugestión religiosa, también, al contrario de lo que el mundo ateo piensa.

El Dr. Norka Jordán, de la Asociación de Psiquiatría Argentina, dice, los trances son reales, las contorciones (no las convulsiones propias de la epilepsia) de los pacientes no son propias de su fisionomía, son mucho más allá de lo que el cuerpo de las personas pudiese lograr, así como mucho menos la fuerza sobre humana que los pacientes presentan en muchos casos.[5] Este mismo médico psiquiatra, se ha dado cuenta de que ha resultado muy común que los pacientes dicen haber hecho antes rituales de magia o sesiones espiritistas, o consultas esotéricas, esto es el común antecesor a todos los pacientes que acuden a él o mandados por un sacerdote, explica. Anteriormente estuve mencionando que las sesiones espiritistas son peligrosas, y el Dr Jordán no me dejó mentir.

El psiquiatra Kogan Medoy, menciona que en un trabajo conjunto con un sacerdote, el sacerdote colocó un poco de agua bendita en la espalda del paciente sin que este se diera cuenta, pero al momento volteo la cabeza y fue cuestionado con furia por el paciente sobre qué era lo que le había hecho, pues su espalda se estaba quemando. Dice el médico Mody, que no encuentra explicación a tal evento, desde el punto de vista científico no lo puede explicar.

La psiquiatría tiene al tema del exorcismo como algo real, inclusive lo mencionan como “situaciones aisladas y episódicas de alteraciones de conciencia, que se caracterizan por la suplantación de la identidad habitual, por otra (llámese, espíritu, deidad, poder o persona)”[6]  A pesar de esta afirmación, es por demás obvio que la psiquiatría no puede mencionar al demonio como el causante de los síntomas, pero si lo llama “el agente”, “el agente sintomático”.

Muchos psiquiatras que han investigado los exorcismos a fondo, siempre han concluido que el demonio existe, que el espíritu existe, que la psiquiatría no se debe remitir al solo decir: no tengo explicación, porque eso impide el avance de la ciencia, pero estos psiquiatras han resultado ahora rechazados por la comunidad científica, como el caso del Dr. Scoth Peck quien antes de publicar su libro en el 2005 “Glimpses of the Devil: A Psychiatrist´s personal accounts of possession, Exorcism and Redemption” era reconocido mundialmente por la comunidad de Psiquiatras, pero ahora es rechazado por abiertamente haber recomendado y declarado al exorcismo como terapia de sanación, y que concluyó que la entidad, o entidades llamadas demonios, son reales. No es que todos los psiquiatras sean creyentes o no creyentes, todos aceptan esta realidad del exorcismo, pero no se atreven a mencionar explícitamente que existe el demonio y el mundo espiritual, ya que esto no sería científico, esto sería propio del estudio de la Teología, algo que no compete a la Psiquiatría.  

¿Qué dicen los ateos respecto al exorcismo? Unos dicen que las personas que son muy religiosas se inventan que se les metió el demonio, pero esta no es la realidad, la verdad es que las personas que acuden para solicitar el exorcismo son personas que siempre han estado alejadas de la propia Iglesia, de sus reglas y de sus creencias, no son personas religiosas ni que vallan a misa todos los domingos. Otros dicen que solo se trata de la enfermedad del trastorno bipolar, pero como hemos mencionado anteriormente citando a psiquiatras, las personas en trances y que manifiestan contorciones y demás, resultaron negativos a esta patología. ¿Qué diría un ateo entonces a esto? Salió otro ateo que dice que los ateos nunca han sido poseídos, porque son de mente fuerte y que como no creen en el espíritu, por tanto nunca caerán en la sugestión de que se les metió un demonio, pero como hemos mencionado, y como lo ha dicho el Dr. Jordán, el común denominador de las personas que acuden a él por los supuestos trastornos mentales que padecen, son personas que se expusieron al esoterismo, al ocultismo, al espiritismo etc. Obvio, como los ateos no creen en que estas cosas suceden realmente, nunca han asistido, nunca han sido expuestos a tales peligros espirituales.

Ya escucho a los ateos decir que entonces la cura para que ya no haya tantos exorcismos es que todos nos hagamos ateos, pero esto solo sería evadir la evidencia, el exorcismo es real, la psiquiatría lo ha demostrado. Para los ateos, obvio, la evidencia en estos casos es una farsa. Las personas están locas, ellos son los seres racionales.

Dones extraordinarios

Como para los ateos no existe más que lo ordinario, aquello que se puede ver y hacer tangible, les resultaría difícil pensar que no existe algo más allá de nuestro cuerpo, si llegasen a ver los dones extraordinarios que existen en nuestra Iglesia.

Si alguien ha tenido la oportunidad de asistir a un encuentro, a un retiro, a una Misa de sanación, a una velada de Pentecostés, o simplemente a un grupo de oración como la renovación carismática, por el contrario le resultará difícil creer que no existe el espíritu, después de la experiencia que se vive en esos lugares, le resultará difícil o casi imposible dejar de creer en Dios.

La realidad con estos encuentros, lugares y grupos, a los ateos les importa poco, dicen que están locos, que son “dementes colectivos” como lo declaraba el pintor Diego Rivera, dirán los ateos que las Misas de sanación funcionan porque la gente está muy envuelta en la religión y se crea enfermedades falsas y después por su religiosidad esa enfermedad desaparece, pero ha habido innumerables casos clínicos comprobables en donde la enfermedad era tangible, tratable y en algunos casos estaban en fases terminales o críticas, y estas personas después de haber pasado por una experiencia religiosa, o por simplemente haber orado a Dios fueron sanados. Podríamos citar infinidad de casos constatados médicamente por las autoridades de la Iglesia Católica con la que se dan luz verde a canonizaciones, pero de estas no tenemos acceso a documentos médicos, lo demostrable en estos casos, es ir a una parroquia, investigar el testimonio de algunas personas, y después constatar que de verdad estaban enfermas y que milagrosamente sanaron. Yo podría poner el caso de varias personas aquí, en este ensayo, pero ¿Quién lo creería? Dirían que lo manipulé o que simplemente es falso, si quieren constatar los escépticos sobre estos sucesos de fe, como les comento, busquen en una parroquia local, indaguen en los fieles sobre quienes comentan que se curaron milagrosamente, y cerciórense de los documentos médicos.

En la Iglesia, en especial en estos grupos de oración, hay personas con dones extraordinarios, dejemos de hablar del don de lenguas, interpretación de lenguas etc., a lo que me refiero es al don de visión, sanación y profecía que poseen muchos miembros de nuestra Iglesia, las curaciones que obran por mano de Dios son tangibles, igualmente las visiones son comprobables y resultan certeras[7], así mismo sus profecías. Muchos tienen el don de poner en descanso a una persona que venga muy cargada por la vida, sufren desmayos para que dormidos Dios pueda obrar en ellos, y una vez que se levantan su vida da un giro de 360 grados. Los ateos podrán decir que esto es solo psicológico y que se sugestionan a las personas, pero el cambio de vida que sufren muchas personas es tangible, por ejemplo, una curación de una adicción a las drogas, he visto que después de una misa de sanación un adicto ya no tuvo ni siquiera físicamente ganas de ingerir o fumar droga, pasó sin tratamientos clínicos su rehabilitación, algo que es prácticamente imposible, ya que la droga en el organismo crea una dependencia que hay que tratar, e ir poco a poco, y esto no ocurre con las personas que son sanadas por el Espíritu Santo, como lo vuelvo a repetir, son personas nuevas.

Los ateos dicen que las oraciones y los dones extraordinarios que se manifiestan en nuestra Iglesia, así como en algunas congregaciones de hermanos separados, no son más que locura para decir que la religión funciona, pero si esta locura fuese como ellos lo dicen, y nos ha servido bastante para tener una buena relación con el prójimo, para ser mejores ciudadanos, para tener mejores familias, para vivir felices, queremos seguir siempre a esta locura, porque al fin y al cabo, como ellos creen que no hay existencia después de la vida, queremos ser felices mientras estemos vivos en esta tierra, con esta locura, y no ser engreídos ateos, amargados por ver felices a los religiosos, con aquella risa nerviosa con la que se dirigen a nosotros para decirnos que creer en Dios es de bobos e incultos.

CONCLUSIÓN

Dicen un ateo: ¿Qué hay después de la muerte? Nada, sino compruébamelo.

Ya sabemos que los ateos quieren que demostremos la existencia del alma también con el método científico, pero en estos casos, no se puede utilizar, el método científico no se utiliza para comprobar existencias, o sino, que me demuestren que el alma no existe. ¿Me van a decir que no existe porque no se ve? Eso no es científico, lo que nos queda es el sentido común, los testimonios médicos, los testimonios psiquiátricos, la experiencia, y nuestra apertura a descubrir aquello que la ciencia no puede explicar. 

No es lo mismo un experimento o invento, que un descubrimiento, descubrir la existencia del alma es un descubrimiento personal no un experimento, yo ya te he dado las bases, si eres escéptico, no me creas nada, pero búscala, o mejor calla.



[1] Sir William Crookes, “El espiritismo desde la luz de la ciencia moderna”, 1872.

[2] Hubo una pronunciación del Papa Benedicto XIV en el siglo XVIII en el que pretendía considerar solo como cuerpos incorruptos, a aquellos que presentaran la misma flexibilidad, olor y que inclusive derramara sangre viva, todo esto sin que fueran cuerpos intervenidos con algún bálsamo. La Iglesia nunca ha declarado que la incorruptibilidad de algunos cuerpos, signifique santidad, ni mucho menos grados de santidad, para que no se confunda la gente.

[3] Beyond Death´s Door, 1978.

[4] El Psiquiatra Hugo Lande quien funge como presidente de la Asociación de psiquiatras  de Argentina, considera los exorcismos como efectivos, ya que han curado a pacientes que él no pudo.